Equipos de Protección Individual clasificación

¿Cómo se clasifican los EPIS?

EPIs

¡Veamos cómo se dividen los EPIs!

Volvemos con una nueva entrega de nuestra serie de artículos que tratan de explicar con lenguaje natural, qué son y la importancia de los EPIS para todo tipo de perfiles de usuario. Basándonos en la gravedad de los riesgos frente a los que protegen podemos clarificarlos en tres categorías:

La Categoría I encuadra a los equipos destinados a proteger contra Riesgos Mínimos cuyos efectos, cuando sean graduales, puedan ser percibidos a tiempo y sin peligro para el usuario. Pertenecen a esta categoría, única y exclusivamente, los EPIs que tengan por finalidad proteger al usuario de:

  • Agresiones mecánicas cuyos efectos sean superficiales.
  • Los productos de mantenimiento poco nocivos cuyos efectos sean fácilmente reversibles.
  • Los riesgos en que se incurra durante tareas de manipulación de piezas calientes que no expongan al usuario a temperaturas superiores a los 50ºC ni a choques peligrosos.
  • Los agentes atmosféricos que no sean ni excepcionales ni extremos.
  • Los pequeños choques y vibraciones que no afecten a las partes vitales del cuerpo y que no puedan provocar lesiones irreversibles.
  • La radiación solar.

 

Estos equipos pueden comercializarse sin ser sometidos al Examen CE de tipo, en este caso el fabricante auto certifica el cumplimiento con las Exigencias Esenciales de Salud y Seguridad (EESS) sin necesidad de que intervenga una tercera parte para verificarlo.

La Categoría II (Riesgos Intermedios) incluye los modelos de EPI que, no reuniendo las condiciones de la Categoría I, no están diseñados de la forma y para la magnitud de riesgo que se indica en la Categoría III. Estando estos equipos sometidos al Examen CE de tipo.

Por último, la Categoría III corresponde a los equipos destinados a proteger contra Riesgos Graves, mortales o irreversibles sin que el usuario pueda descubrir a tiempo su efecto inmediato. Pertenecen a esta categoría exclusivamente los equipos siguientes:

  • Los equipos de protección respiratoria filtrantes que protejan contra los aerosoles sólidos y líquidos o contra los gases irritantes, peligrosos, tóxicos o radio tóxicos.
  • Los equipos de protección respiratoria completamente aislantes de la atmósfera, incluidos los destinados a la inmersión.
  • Los EPIs que solo brinden una protección limitada en el tiempo contra las agresiones químicas o contra las radiaciones ionizantes.
  • Los equipos de intervención en ambientes cálidos, cuyos efectos sean comparables a los de una temperatura ambiente igual o superior a 100ºC, con o sin radiación de infrarrojos, llamas o grandes proyecciones de materiales en fusión.
  • Los equipos de intervención en ambientes fríos, cuyos efectos sean comparables a los de una temperatura ambiental igual a – 50ºC.
  • Los EPIs destinados a proteger contra las caídas desde determinada altura.
  • Los EPIs destinados a proteger contra los riesgos eléctricos para los trabajos realizados bajo tensiones peligrosas o los que se utilicen como aislantes de alta tensión.

Estos equipos, además de someterse al Examen CE de tipo, deben someterse anualmente a un Control (artículo 9 del RD 1407/1992) por parte de un organismo, notificado para ello.

Deja un comentario